Parquet flotante de madera

El parquet flotante se caracteriza, como su nombre indica, por su instalación flotante, mientras que al contrario que la tablilla encolada o la tarima maciza, que se colocan encoladas a la solera o clavadas sobre rastreles. En el caso del parquet flotante, las lamas suelen ir unidas entre si, bien mediante un machihembrado perimetral o bien mediante un sistema de click , facilitando de esta forma su instalación.

A menudo se habla de los parquets flotantes como parquets tricapa. Esto es debido a que normalmente están construidos en 3 capas de diferentes materiales.

Capa base o soporte: suele ser de madera de conífera (generalmente abeto. Otro podría ser, la madera de pino) y tienen de 2 a 3 mm. de grosor.

Capa intermedia o persiana: Formada por un enlistonado, generalmente también de madera de conífera.

Capa noble o de uso: Tiene entre 2 y 4 mm. (generalmente alrededor de 3.4 mm.), Con todo esto, de su grosor dependerá las veces que el parquet flotante pueda ser pulido, y es la cara que queda visible una vez instalado el parquet. Finalmente puede estar formado por una gran variedad de maderas nobles. Algunas de las más habituales són: roble, haya, arce, jatoba, iroko, merbau etc…