En primer lugar, se retiran las capas de barniz o aceite existente mediante nuestra máquina de pulido (acuchillado) de máxima aspiración con una lija gruesa de banda grano 36. De esta forma, dejamos la madera totalmente virgen y libre de irregularidades.
En segundo lugar, cuando se ha retirado el barniz antiguo y tenemos la madera virgen procedemos a aspirar la superficie dejándola libre de residuos y elaboramos una borada con el mismo polvo refinado que hemos extraído y una resina de barniz de poliuretano, para inmediatamente extenderlo con una llana sobre la superficie de el parquet tapando juntas abiertas . Con todo esto, le ayuda a la madera a fortalecerse y estar preparada para las siguientes capas de barniz.
Más tarde, cuando la borada a secado procedemos a retirarla pasando nuestra máquina pulidora con lijas de banda grano 60 y 120 dejando la madera totalmente refinada. También, si es necesario sellamos juntas abiertas manualmente con nuestra masilla profesional.
Por último, aplicamos 2 manos de barniz de acabado de poliuretano o al agua (3 manos en caso que sea barniz al agua) haciendo uso de una brocha y rodillo, en el caso del poliuretano tendrán que pasar 7 horas entre capa y capa de barniz. Anterior a este procedimiento se tendrá que pasar una lija de malla grano 220 para quitar el repelo del barniz entre la primera y segunda capa.
Como resultado les mostramos fotografías del acabado final. También, es importante mencionar que el acabado dependerá de la elección de el cliente ya que nuestra gama de barnices de poliuretano y al agua nos permiten un acabado brillante, satinado, mate, extra-mate e invisible.